Seleccionar página

Ayudas para emprendedores

En los tiempos que corren el simple hecho de pensar en abrir un nuevo negocio puede parecer una locura. Con la que está cayendo ahora plantearse si quiera gastarse los pocos ahorros que se puedan tener en un proyecto puede ser impensable. Lo cierto es que cuando uno tiene claro lo que quiere hacer y tiene la posibilidad de hacerlo es mejor que se lance. Siempre hay que tener en cuenta ciertos factores económicos antes de hacer nada, pero una vez estudiada la situación y el mercado, adelante. No hay nada mejor que abrir un negocio que nos hace especialmente felices.

Como siempre el problema principal es el dinero. Con los recortes y las subidas de las tasas es casi imposible poder sacar adelante un negocio. Sin embargo, existen muchas ayudas y subvenciones públicas que harán que esta tarea sea mucho más sencilla. Hay fuentes de financiación de muchos tipos: europeas, estatales, autonómicas y locales. En Madrid nacen dos nuevas empresas cada día gracias a Avalmadrid. Es una Sociedad que facilita ayuda a la pequeña y mediana empresa de la capital a través de distintos préstamos. Estos incentivos pueden ayudar a los nuevos autónomos a conseguir un capital extra.

Para el 2018 se esperan numerosas subvenciones públicas que facilitarán la tarea de los nuevos empresarios. Desde la Unión Europea se ofrece un programa denominado Horizon 2020. Esta nueva iniciativa cuenta con más de 2.700 millones de euros en el periodo 2014-2020 para financiar nuevas iniciativas. Cosme es otro programa creado para fomentar la competitividad de las empresas. Ayudará a los emprendedores a acceder a la financiación necesaria para montar su negocio. De lo que se trata es de facilitar el crecimiento económico europeo.

También de la Unión Europea surge Apatent Box. Un incentivo fiscal que tiene como objetivo promover la investigación y el desarrollo del sector privado. Ofrecen una reducción de los impuestos tributarios de los ingresos obtenidos de la cesión de la explotación de patentes. En España también hay muchas subvenciones de las que los empresarios podrán beneficiarse. Enisa es una de ellas. Esta empresa ofrece cada año un préstamo participativo para apoyar la puesta en práctica de nuevos proyectos. El montante asciende hasta los 300.000 euros.

La más conocida por todos seguramente será la línea de crédito ICO. Está orientada a autónomos y empresas y se articula a través de las entidades de crédito. Su importe máximo asciende a los 10 millones de euros. El Programa Neotec se convoca para la creación y mejora de las estructuras de las PYMES de base tecnológica con menos de seis años. Este programa financiará como máximo los dos primeros años desde el momento en que se concede la solicitud.

Todas estas ayudas y subvenciones servirán para que los empresarios continúen desarrollando nuevos proyectos. Se trata de ofrecerles un capital extra para que puedan sacar adelante su negocio. En muchas ocasiones sin un pequeño empujón sería prácticamente imposible montar un negocio. Aunque haya recortes y subidas de los impuestos, las nuevas PYMES necesitan ayudas económicas que les hagan más llano el duro camino de los negocios.